Aprender a aprender bajo nuevas formulas y formatos

The time

El término “aprendizaje” ha sido definido por innumerables autores desde el siglo XVIII, sin embargo en todos los conceptos se destaca a la persona en la que ocurre un cambio, o de quien se espera que ocurra. En resumen, el aprendizaje es un proceso por el que se adquiere un cambio de conducta, conocimiento, habilidad y/o actitud. Que los niños y los adultos aprenden de forma distinta es un hecho innegable y la mayoría de las teorías y diseños están creados a partir de la pedagogía, centrando al docente como principal actor y proveedor de conocimientos, pidiendo al aprendiz que se ajuste a los cánones establecidos.

El diseño y creación de un ambiente de aprendizaje supone la conjunción de elementos, entre ellos el espacio en donde se asegure el éxito del proceso de enseñanza – aprendizaje, la creación de materiales pertinentes, la forma en la que se aborden y se atiendan las expectativas del grupo, la importancia y el grado de cumplimento en el nivel de aprendizaje al que se compromete en el objetivo del curso, entre otros. La innovación educativa involucra el rediseño de entornos de aprendizaje, apoyados en tecnología para favorecer las condiciones en las que se produzca el aprendizaje en los adultos.

En comparación con el modelo tradicional, la diferenciación está orientada principalmente en:

– Los procesos y en la estrategia de enseñanza.

– Los ambientes de aprendizaje (virtuales o presenciales)

– Actividades de aprendizaje y la evaluación de las mismas.

– Diferenciación en el rol del mentor / docente.

Blended learning o aprendizaje híbrido, es una combinación de componentes, de tecnologías e internet con formas tradicionales de enseñanza presencial, en el se conjugan procesos, ambientes, actividades y un cambio en la concepción del rol de los participantes. La construcción de una estrategia híbrida permite diseñar y elegir aquellas que se adapten mejor a la situación y necesidades del equipo de trabajo y del grupo. Aquí pueden presentarse diversas situaciones en las que la práctica será el elemento diferenciador, maximizando los beneficios de ambos modelos dando al aprendiz la opción de autoregular el aprendizaje.

Un elemento indispensable es la organización de los contenidos y la selección de las herramientas que se utilizarán, esto es plataformas por medio de las cuales se compartirá actividades y/o documentos, herramientas de evaluación, herramientas de tutoría o asesoría, planeación de horarios de entregas tanto de actividades como de archivos o documentos explicativos y espacios de interacción.

Al trabajar sobre el diseño los espacios debemos tomar en cuenta los que Chan Núñez, M. E. (2004) nos propone, con el objetivo de construir un concepto funcional para quienes participen en el proceso, tanto aprendices como los mentores.

El espacio informativo, en el que se encuentran los diversos tipos de insumos a procesar, este puede ser en modalidad virtual o presencial, aquí los servicios en la nube y las plataformas de administración del aprendizaje (LMS) son una gran alternativa para quienes no tienen una plataforma propia.

El espacio de interacción es cualquier lugar, ya que puede ocurrir en el mismo espacio físico, o contando con conexión a internet para que la comunicación sea inmediata, personal y con sentidos no solo en dos vías, sino en muchas direcciones.

El espacio de producción  están adecuadas para ser los espacios en donde los diferentes equipos de trabajo tengan la opción de crear las soluciones o propuestas a diferentes problemas o mejoras.

Y el último, espacio de exhibición que permiten comunicar al mundo los resultados obtenidos,  FaceBook, Twiter, Blogg o cualquier forma de comunicación tanto hacia el interior del grupo como hacia el exterior deben se alimentarse continuamente con logros, avances, noticias, convocatorias a premios y reconocimientos obtenidos…

Aprender a aprender bajo una nueva metodología es sin duda un reto para los adultos, quienes hemos crecido bajo un modelo rígido y en el cual tenemos poca responsabilidad sobre el propio aprendizaje, centrando al tutor o facilitador como quien deberá cubrir las expectativas. El reto es aprender, no solo nuevos conceptos o enfoques, formulas o soluciones, sino aprender a responder de forma creativa y oportuna a las necesidades cambiantes del mercado.

Anuncios